Milton Ericksson es el autor de una nueva terapia que comienza a ganar millones de adeptos en EE.UU. A los doce años de edad fue víctima de la poliomielitis. Diez meses después de contraer la enfermedad, oyó a su médico que les decía a sus padres:

–Su hijo no pasará de esta noche.

Ericksson, enseguida, oyó el llanto de su madre. “¿Quien sabe? Si paso de esta noche, tal vez ella no sufra tanto”, pensó. Y decidió no dormir hasta el amanecer.

Por la mañana siguiente, le gritó a su madre:

–¡Eh! Sigo vivo.

La alegría en la casa fue tanta que, a partir de ahí, decidió resistir siempre un día más, para retrasar el sufrimiento de sus padres.

Murió a los setenta y cinco años, en 1990, y dejó una serie de importantes libros sobre la enorme capacidad que el hombre posee para vencer sus propias limitaciones.

 

Uno de los relatos del libro Maktub, de P.Coelho